Como fomento la inspiración

Tradicionalmente las profesiones más artísticas son vistas como poco seguras. Se me occuren dos motivos:

  1. Puede que no gustes y si no gustas… no comes.
  2. Dependen en gran parte de la inspiración, pero la inspiración no depende de ti. O sí?

Talvez esta falta de seguridad es la que lleva a muchos artistas a adoptar un estilo de vida más alternativo, bohemio o nómada pero también puede ser la manera de mantener sus profesiones. Me explicaré:

La inspiración “nos viene”. Cuántas veces no has escuchado esa frase? Pero si “nos viene” entonces también es que habrá que invitarla, dejarla pasar. Y cómo se hace eso? Te explicaré como lo hago yo.

Tengo un trabajo mentalmente muy exigente a nivel de concentración y de responsabilidad. Cuando vives con la atención tan activada es como si vivieras en estado de lucha permanente. A ti te apeteceria entrar en una casa dónde todo el mundo está sério, callado y a cualquier momento puede volar un plato o caer una bomba? Pues a la inspiración tampoco, por eso procuro desconectar lo más deprisa posible cuando dejo de trabajar. Ojo, el deprisa me tarda a veces más de 24h y no te puedo decir que me deja contenta, pero tengo la suerte de no trabajar los viernes lo que significa que sacrifico ese dia para disfrutar de los otros dos.

El jueves por la noche empieza mi vida del “me apetece” porque eso es precisamente lo que procuro hacer: lo que me apetece cuando me apetece. Reconozco que es dificil cambiar el chip cuando llevas 4 dias en concentración máxima. Es como pasar de água caliente a água fria y por eso los viernes son “mi dia inútil”, como lo llamo yo, pero el sábado… Oh el sábado renazco como la Fénix! Y me invanden las ganas de recorrer cada rincón del mundo (metaforicamente hablando, claro).

Una de las cosas que casi siempre hago es leer. La otra, irme de escaparates. Le llamo irme de escaparates pero la verdad es que rastreo la tienda entera! Si me sigues en IG ya sabrás que me encanta la decoración de interiores asi que es más fácil que me veas mirando sofás, colchas y vajillas que mirando modelitos. Y es normalmente en las tiendas, deambulando de pasillo en pasillo, sin plan, sin horas dónde hay cosas me llaman la atención. Ojo! Me llaman ellas a mi y no al revés porque recuerda, yo no voy pensando ni buscando nada en concreto, yo simplemente paseo. A veces me acerco, otras no a veces algo que veo que recuerda algo que vi y a medida que pasa el tiempo todas se van organizando para formar un puzzle precioso que se me aparece casi terminado delante de mis ojos (metaforicamente hablando otra vez, claro). Después de eso sólo queda lo más divertido, que es darle forma.

La inspiración “nos viene”, pero hay que trabajarla o como diría Pablo Picasso “La inspiración existe, pero te tiene que encontrar trabajando”. Y todos los que tenemos una vena de artista sabemos que una parte del trabajo, es el relax, el cultivar cosas que nos gustan, es dejar nuestro espiritu libre.

Te dejo con una muestra de la última inspiración que he tenido. Todo empezó con unos cojines azul petróleo, el jarrón turquesa de pájaros y flores (me encanta el estilo oriental) que ves ahi abajo y este sofá que me llegó en un catálago antes de verano (me chifla el color y el tacto del terciopelo).

 

Credits: Swoon Editions

 

Credits: 1. Swoon Editions 2.H&M 3.Grahan and Green 4.M&S 5.Habitat

 

 

 

Y tú? Le dejas espacio a tu inspiración?

Feliz fin de semana!

Leave a Reply